Vida de los Santos
nuestros modelos y patrones

Ramillete espiritual:

«Si al padre de familia Le han llamado Beelzebud, ¿cuánto más a los de Su casa?»

San Mateo 10, 25

El 20 de marzo

Santo Hermano Andrés de Mont-Royal
Santo Hermano Andrés de Mont-Royal
O.D.M. pinxit

Santo Hermano Andrés
de Mont-Royal
Religioso de la
Congregación de la Santa Cruz,
Confesora, taumaturgo
(1845-1937)

¿Quién no conoce al Hermano Andrés, el taumaturgo de Mount Royal y gran amigo de San José, al que atribuía las innumerables curaciones que obtenía por su mediación?

Nacido el 9 de agosto de 1845, el pequeño Alfred era el sexto de diez hijos. A los 9 años perdió a su padre y, tres años después, a su madre. Alfred se quedó huérfano a los 12 años y, a pesar de su mala salud, durante trece años tuvo que vagar buscando trabajo para mantenerse.

Luego, en 1870, Alfred Bessette entró en el noviciado de los religiosos de la Santa Cruz y recibió el nombre de Hermano Andrés. Fue el mismo año en que Pío IX declaró a San José patrón de la Iglesia universal. Al salir del noviciado, el Hermano Andrés recibió el puesto de portero en el Colegio de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, puesto que ocupó durante 40 años. Tenía varios trabajos, como cepillar suelos, lavar ventanas, traer leña, cortar el pelo a los estudiantes del colegio, hacer sonar la alarma matinal de los religiosos, hacer recados, por no hablar de otros muchos pequeños trabajos de mantenimiento y bricolaje.

En sus múltiples ocupaciones, no perdió de vista lo sobrenatural. Cada hora estaba llena de oraciones. Meditaba especialmente sobre los sufrimientos del Salvador y conversaba con San José, su santo favorito.

Más tarde, ante la afluencia de público, el Hermano Andrés acogía a la gente en su pequeño despacho, de seis a ocho horas diarias, lloviera o hiciera sol, durante más de veinticinco años. Las curaciones milagrosas se multiplicaron. La gente venía de todo Canadá, Estados Unidos e incluso Europa para pedir su curación. Y el Hermano Andrés observaba a menudo. "Es asombroso, la gente me pide a menudo curaciones, pero muy rara vez la humildad y el espíritu de fe. Sin embargo, esto es muy importante. Si el alma está enferma, hay que empezar por curarla. ¿Tienes fe? ¿Crees que el buen Dios puede hacer algo por ti? Ve a confesarte con el sacerdote, ve a comulgar y luego vuelve a verme".

Los cientos y cientos de muletas, bastones, corsés y exvotos, dejados por los lisiados curados por la intercesión del buen Hermano Andrés, atestiguaron durante mucho tiempo las curaciones físicas obtenidas en el Oratorio de San José. Pero, ¿cuántas almas más se curaron y se convirtieron con sólo ver y escuchar al humilde portero de Mount Royal?

Luego, el 6 de enero de 1937, fiesta de la Epifanía, el pequeño Hermano Andrés, agotado por años de dedicación, falleció poco después de la medianoche, a los 91 años. San José vino a buscar a su querido devoto, aquel que había trabajado tanto para difundir su culto. Uno de sus amigos dejó el siguiente testimonio sobre el santo Hermano Andrés: "Se pasó la vida hablando de los demás al buen Dios y del buen Dios a los demás.

Que la intercesión del Santo Hermano Andrés obtenga del buen San José la ayuda necesaria para que la Santa Iglesia atraviese los numerosos escollos provocados por la tormenta que actualmente la sacude en su navegación hacia el puerto celestial.

Revista Magnificat, enero de 1987, p. 12

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Lista alfabética de los Santos