Vida de los Santos
nuestros modelos y patrones

Ramillete espiritual:

«Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.»

San Mateo 19, 21

El 16 de junio

San Antonio de Padua
Santa Julita y su hijo Quirico

Santa Julita (o Julieta)
y su hijo
San Quirico (o Quirce)
Mártires
en † 304

Los edictos de Diocleciano contra el cristianismo se extendieron pronto hasta Licaonia, la antigua provincia de Asia Menor. Domiciano, que era su gobernador, los ejecutó con la mayor crueldad.

No queriendo arriesgar su vida de forma temeraria, Julita (o Julieta), una rica dama cristiana de la familia de los reyes de Asia, dejó sus considerables posesiones en la ciudad de Iconio para refugiarse con su hijo Quirico (o Quirce), de tres años, en Seleucia (en la actual provincia turca de Hatay); les acompañaban dos jóvenes criadas.

Tan pronto como llegó a Seleucia, se enteró de que el gobernador, llamado Alejandro, también perseguía a los cristianos; por lo tanto, partió hacia Tarso, en Cilicia; mientras tanto, Alejandro entró en la ciudad casi al mismo tiempo que ella. Al ser reconocida, fue detenida con su hijo en brazos y llevada ante el tribunal del gobernador. Sus dos sirvientes huyeron; pero se mantuvieron a tiro, para observar al menos a distancia la tortura y la lucha de su señora.

Alejandro le preguntó a Julita cómo se llamaba, cuál era su posición y su país. Respondió a estas diversas preguntas sólo con las palabras «Soy cristiana». Entonces el gobernador, indignado por la ira, mandó que le quitaran a su hijo, y luego ordenó que la estiraran y la golpearan con nervios de buey.

San Quirico
San Quirico

En cuanto al pequeño Quirico, hizo que se lo trajeran. El inocente niño había sido arrancado de los brazos de su madre con gran dificultad. El gobernador lo puso en sus piernas, tratando de calmarlo con sus caricias; pero Quirico no quitó los ojos de su madre, precipitándose con fuerza a su lado. Arañó la odiosa cara del gobernador y le dio patadas en el estómago. Cuando su madre, en medio del tormento, gritaba «¡soy cristiana!», él repetía de inmediato «¡soy cristiano!». Entonces, el furioso monstruo agarró al niño por el pie y, desde lo alto de su asiento, lo arrojó al suelo, aplastando su cráneo contra los escalones de piedra. La víctima inocente fue a unirse a la procesión celestial de los Santos Inocentes.

Julita, al ver la escena, dio gracias a Dios por haber concedido a su hijo la corona del martirio. La alegría que mostró aumentó la furia del juez. Ordenó al verdugo que levantara a la mártir y la colgara para desollarla viva, y que luego vertiera brea hirviendo sobre sus pies. Durante la ejecución, un heraldo le gritó a Julita: «Ten piedad de ti y sacrifica a los dioses; líbrate de estas torturas, teme la horrible muerte que acaba de sobrevenir a tu hijo.»

Pero la bienaventurada mártir, inamovible en medio de los tormentos, alzó a su vez la voz y respondió con generosa constancia: «Yo no sacrifico a los demonios, a las estatuas sordomudas, sino que honro a Cristo, el único Hijo de Dios, aquel por quien el Padre creó todas las cosas. Ansío volver a ver a mi hijo. Es en el reino de los cielos donde me será dado verlo». Tras esta respuesta, el gobernador, viendo que no podía vencer el valor de su víctima, la condenó a que le cortaran la cabeza. También ordenó que los cuerpos de Julita y su hijo fueran llevados al lugar donde se arrojaban los cadáveres de los criminales.

Santa Julita y su hijo Quirico
Santa Julita y su hijo Quirico

Los verdugos cerraron la boca de Julita con una mordaza, que ataron con violencia, y luego la llevaron al lugar de la ejecución. Julita les pidió por señas unos momentos para rezar. Los verdugos, cediendo, aflojaron la mordaza. Entonces la Santa se arrodilló y rezó a Dios: «Te agradezco, Señor, que hayas llamado a mi hijo antes que a mí, y Te hayas dignado concederle, por la gloria de Tu terrible y santo nombre, a cambio de una vida transitoria y vana, la vida eterna en la morada de los Bienaventurados; recibe también a Tu indigna sierva, y que tenga la felicidad de estar unida a las vírgenes prudentes, a las que les ha sido dado entrar en la morada de los espíritus celestiales, donde nada contaminado puede penetrar, donde mi alma bendecirá a Dios Tu Padre, el Creador y Preservador de todas las cosas, así como al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén». Justo cuando terminó su oración, el verdugo degolló a la generosa mártir. Las dos muchachas de su séquito retiraron en secreto su cuerpo con el de su hijo y los enterraron en un campo cercano a la ciudad.

Pocos años después de la muerte de nuestros santos mártires, el gran Constantino puso fin a todas las persecuciones dirigidas durante tanto tiempo contra los cristianos, declarándose discípulo de Jesucristo. Una de las sirvientas de Santa Julita aún vivía; dio a conocer el lugar donde había depositado los cuerpos de los santos mártires. Leemos en sus Actas que, tras este descubrimiento, «los fieles del país se apresuraron a procurarse alguna porción de sus reliquias, esperando encontrar en ellas una salvaguarda contra los accidentes de la vida, y que acudieron en masa a su tumba para glorificar a Dios».

Resumen O.D.M., Mons. Paul Guérin, Les Petits Bollandistes, Vies des Saints, París, Bloud et Barral, libraires, séptima edición, 1876, T. VII, p. 72-76.

Lista alfabética de los Santos