Vida de los Santos
nuestros modelos y patrones

Ramillete espiritual:

«Que la paz de Cristo, a la que asimismo fuisteis llamados para formar un solo cuerpo, reiñe en vuestros corazones.»

San Pablo, Col. 3, 15

El 9 de noviembre

San Maturín de Larchant
San Maturín de Larchant

San Maturín
de Larchant
Sacerdote y confesor
(† c. 388)

El padre de Maturín se llamaba Marín, y su madre Euphemia; eran gente noble que vivía en el Gâtinais, en la diócesis de Sens, en una tierra llamada Liricant y ahora Larchant (Seine-et-Marne, distrito de Fontainebleau, cantón de La Capilla-la-Reina), en la diócesis de Meaux.

Marín era un idólatra tan celoso que no tuvo dificultad en recibir de los emperadores la tarea de perseguir y exterminar a los cristianos. Tuvo este hijo para la felicidad de su familia y gloria de su país; no dejó de inspirarle desde temprano los principios sacrílegos de su religión. Pero Dios preservó a Maturín de esta impiedad. Se cuenta que un santo obispo de Sens, llamado Policarpo, habiendo encontrado su corazón dispuesto a recibir la semilla del Evangelio, le dio la primera comprensión del mismo y lo instruyó tan perfectamente en todo lo que debía saber de los misterios de nuestra fe, que a la edad de doce años lo puso en condiciones de recibir el bautismo.

Al mismo tiempo, la gracia del bautismo tuvo un efecto tan grande en el alma de Maturín que parecía arder en el amor de Jesucristo. Pasaba los días y las noches en ayuno, vigilia y oración, y llamaba continuamente a la puerta de la misericordia divina para obtener la conversión de sus padres. Su oración fue pronto atendida. Eufemia, asombrada por la virtud de su hijo, no tuvo dificultad en aceptar la doctrina de la salvación que éste le proponía; y Marín, que tuvo un sueño misterioso en el que veía a su hijo guiando a mucha gente, como un pastor guía rebaños, reconoció la abundancia de favores celestiales con los que había sido prevenido, y consintió en participar de la gracia del bautismo que había recibido. Policarpo fue a su casa, y habiendo terminado de instruirlos, les confirió a ambos el sacramento de la regeneración espiritual. Así, Maturín fue espiritualmente el padre de aquellos que le habían dado la vida, y Marín pasó de ser un perseguidor de los cristianos a su refugio, apoyo y protector.

Sin embargo, nuestro santo joven, siempre creciendo en virtud, fue juzgado digno por su obispo para entrar en las órdenes sagradas. Así, a los veinte años, fue promovido al sacerdocio y comenzó a ofrecer en el altar el sacrificio incruento de la carne de Jesucristo. Al mismo tiempo, recibió el don de los milagros y un poder tan grande sobre los demonios que no había demonio que no liberara fácilmente. Además, Dios le dio una maravillosa capacidad para explicar las verdades de nuestra religión y para persuadir a sus oyentes, de modo que Policarpo le ordenó predicar el Evangelio y anunciar al pueblo el gran misterio de un Dios crucificado. Se añade que, en un viaje que este prelado hizo a Italia, del que no regresó, le dejó a cargo de toda su diócesis, y que Maturinos llevó a cabo esta tarea con un celo y una piedad admirable.

Después de varios años fue llamado a Roma para rescatar a la hija de un príncipe, que era violentamente atormentada por un demonio. Fue allí, donde su viaje fue tan exitoso como se dijo. Liberó a varios otros endemoniados, y durante los tres años que permaneció allí, adquirió, por su predicación y milagros, un gran número de siervos para Jesucristo. Finalmente, llegada la hora de su recompensa, murió en paz, con el único pesar de no haber derramado su sangre por la fe en el fuego de la persecución. Su muerte ocurrió en Roma el 1 de noviembre, pero su fiesta no se celebra en París que el día 9.

Escultura de San Maturin, Basílica de Saint Mathurin de Larchant
Escultura de San Maturin,
Basílica de Saint Mathurin de Larchant

En las imágenes de San Maturín, a menudo vemos cadenas o esposas colgando cerca de él como exvoto, porque se le invocaba para la liberación de endemoniados, locos de atar, etc. Como alusión a su viaje a Roma, que hemos mencionado, se le suele representar bendiciendo a una mujer mientras el demonio se escapa por la boca o el cráneo de la paciente. En muchas imágenes populares, las ollas y platos de peltre suelen acompañar a San Maturín y San Fiacre, que eran los patrones de los alfareros de París. Se invoca a San Maturín para la curación de la locura, la epilepsia, la posesión y las personas afligidas por el miedo y el pánico.

Maturín había declarado en su enfermedad que deseaba que su cuerpo fuera trasladado a Larchant, en Francia. Algunas personas piadosas, que habían recibido gracias especiales por su intercesión, se encargaron de transportarlo hasta allí. Se dice que este sagrado depósito descansó durante algún tiempo en París, en una casa que antiguamente estaba fuera de la ciudad, y que allí se realizaron tantos milagros que se construyó una capilla en su honor; desde entonces ha sido cedida a los religiosos de la Santísima Trinidad de la Redención de los Cautivos; de ahí que el nombre de Maturínos haya permanecido con ellos en toda Francia.

Estas santas reliquias fueron entonces llevadas a Sens y de allí a Larchant; continuando los milagros, se construyó allí una iglesia tan magnífica que no cedió ante los más bellos edificios de su época. Los calvinistas la arruinaron en su rebelión contra la Iglesia y el Estado; de ella sólo quedan los escombros, objeto de admiración universal. La Revolución destruyó el culto a San Maturín como los calvinistas habían destruido su iglesia. Sus reliquias fueron arrojadas al viento.

Del siglo XI al XV, Larchant fue una importante parada en la ruta de peregrinación a Santiago de Compostela. Antiguamente, los fieles de todas las parroquias, de diez leguas a la redonda, acudían en procesión al santuario del Santo. El santo se sigue celebrando hoy en día durante la peregrinación anual de Pentecostés.

Les Petits Bollandistes, Vies des Saints, Tome 13, Paris, Bloud et Barral, 1876

Lista alfabética de los Santos