Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 9 de abril
  El 23 de enero

San Juan el Limosnero

Patriarca de Alejandría
(556-619)

San Juan el Limosnero
San Juan el Limosnero

San Juan, apodado el Capellán por sus extraordinarias limosnas, nació en la isla de Chipre; contrajo matrimonio a una edad temprana y perdió a su esposa e hijos. Sin ataduras, repartió su fortuna entre los pobres y sólo se dedicó a los ejercicios de la piedad cristiana.

Su reputación de santidad le valió el título de Patriarca de Alejandría. Su primer cuidado, en esta eminente dignidad, fue obtener una lista exacta de los pobres, a quienes llamaba sus amos y señores, porque Jesucristo les dio el poder de abrir las puertas del Cielo. Y eran siete mil quinientos, y los tomó bajo su protección y se ocupó de sus necesidades.

Usaba dos días a la semana para terminar las disputas, para consolar a los afligidos, para aliviar a los desafortunados. Un hombre a quien había socorrido, mostrando su gratitud, lo interrumpió diciéndole: «Hermano mío, aún no he derramado mi sangre por ti, como me manda Jesucristo, mi Salvador y mi Dios.»

Su caridad cruzó las fronteras de la Diócesis de Alejandría, y ciertamente no podía bastar sin milagros. A Juan no le importaba dar dos o tres veces a la misma gente que se lo pedía. Un día, alguien, para ponerlo a prueba, se presentó tres veces seguidas con diferentes trajes pobres; el patriarca, advirtió, sin embargo, siempre daba, diciendo: «Tal vez sea Jesucristo disfrazado de mendigo el que quiere poner a prueba mi caridad».

Si uno se siente tentado a ser sorprendido por tantos dones, debe recordar un hecho de su juventud que lo explica todo. Tenía quince años cuando una noche se le apareció la misericordia, en forma de virgen, y le dijo: «Yo soy la primera de las hijas del gran Rey; si quieres casarte conmigo, te daré acceso a Él, porque estoy muy cerca de Él; soy yo quien Lo bajó del Cielo a la tierra para salvar a los hombres».

Para experimentar la realidad de la visión, a la mañana siguiente le dio su hábito a un pobre hombre que pasaba por allí, e inmediatamente un extraño vino a entregarle una bolsa de cien piezas de oro. Desde entonces, cuando daba limosna, siempre se decía a sí mismo: «Veré si Jesucristo cumple Su promesa dándome cien por uno». Hizo esta prueba tantas veces, que al final ya no dijo estas palabras, sino que siempre sintió el efecto de la promesa divina. Aunque Juan dio grandes sumas, grandes cantidades, siempre recibió mucho más.