Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 8 de enero
  

San Claudio Apolinar

Obispo
(† 180)

San Claudio Apolinar
San Claudio Apolinar

Claudio Apolinar, obispo de Hierápolis, en Frigia, fue una de las luces más brillantes de la Iglesia en el siglo II. No queda nada de sus escritos, ni de la historia de su vida; pero la alabanza que le hacen los antiguos autores no nos permite dudar de que no tenía todas las virtudes que caracterizan a los santos obispos.

Los herejes siempre encontraron en él un enemigo formidable; compusó eruditos tratados donde refutaba sus sistemas impíos, y, para eliminar cualquier de sus subterfugios, mostraba de qué secta filosófica cada uno de ellos había sacado sus errores. El santo pastor, entristecido por los estragos que la persecución causaba en su rebaño, no sólo gemía ante Dios: se atrevía a defender abiertamente a los cristianos, cuyo paganismo había jurado aniquilar la religión. Dirigió al emperador Marco Aurelio una obra donde defendía al cristianismo.

En este libro, destruyó todos los pretextos cuyos idólatras cubrían su implacable encarnizamiento contra los discípulos de Jesucristo; luego imploró la misericordia del príncipe en favor de los cristianos; recordó al emperador que, por su propia confesión, fue gracias a las oraciones de la legión cristiana, llamada desde Fulminante, que había debido una fuerte lluvia con la que su ejército, muriendo de sed, encontró la fuerza y la valentía para vencer a los enemigos dispuestos a aplastarlo. Parece que el emperador Marco Aurelio recibió favorablemente esta obra, tan elocuente como sólida, y que detuvo por el momento la furia de los enemigos de la religión cristiana. Lo que lo hace creer es que San Claudio Apolinar no fue arrestado y que gobernó su Iglesia en paz hasta su muerte.

El mérito de este valiente Pontífice es que ha sostenido la fe de su rebaño y ha luchado implacablemente contra los enemigos del cristianismo.