Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 18 de enero
  

La Cátedra de San Pedro en Roma

(en 43)

La Cátedra de San Pedro en Roma
La Cátedra de San Pedro en Roma

La Iglesia instituyó la fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma para celebrar este día memorable en el que el Príncipe de los Apóstoles, después de haber tenido su sede apostólica en Antioquía durante siete años, vino a Roma para luchar contra el paganismo en su centro y fuente. El propósito era audaz; pero el Espíritu Santo lo inspiró a alguien que una vez había sido sacudido por la voz de una sierva. La Sabiduría divina reservaba al Príncipe de los Apóstoles para plantar la fe en esta ciudad, dueña del universo, a fin de que pudiera extenderse fácilmente desde allí a todos los pueblos.

Ciertamente la victoria del cristianismo sería completa, si la capital del mundo pagano se convirtiera en la capital del mundo regenerado, si el trono de los Césares se convirtiera en el trono de los líderes de la Iglesia de Jesucristo, si el imperio del diablo se derrumbara sobre sus antiguos cimientos para dar paso al imperio del Salvador. Esto es lo que sucedió, a pesar de todas las predicciones humanas, porque la Voluntad de Dios no conoce obstáculos. ¿No era justo celebrar con una fiesta la toma de posesión de Roma por San Pedro? Para entrar en el espíritu de esta fiesta, mostremos a Jesucristo nuestra gratitud y fortalezcamos nuestra fe en Su Iglesia.

Bienaventurados somos por vivir en la comunión de la Iglesia de Jesucristo, la única Iglesia verdadera, sin la cual no hay salvación. Caminamos en la luz verdadera, seguimos el camino correcto, seguramente llegamos al Cielo. Nuestro nacimiento en la Iglesia, fuera del paganismo, herejías y cismas, es un don gratuito de Dios y un sello de Su predilección. Gracias eternas sean dadas a él!

Además, ¡qué motivo para fortalecer nuestra fe! Esta Iglesia, de la que somos hijos, es obra de Dios; ninguna fuerza humana ha contribuido a su establecimiento ni a su triunfo; todo se lo debe al poder divino; el mundo entero se ha levantado contra ella, pero ha vencido al mundo; los Césares querían degollarla al nacer, pero ella suplantó a los Césares; las persecuciones, que debían matarla, la hicieron crecer infinitamente; la debilidad de sus líderes hizo su fuerza y así como Cristo salvó a la humanidad con Su muerte, fue a través de su vida que San Pedro hizo de Roma el centro de la Iglesia.

¡Roma! Este gran nombre nos recuerda muchas glorias; pero su gloria más brillante es haberse convertido, al tomar posesión San Pedro, en la capital del mundo cristiano.