Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 26 de febrero
  

San Porfirio de Gaza

Obispo
(353-420)

San Porfirio de Gaza
San Porfirio de Gaza

Griego, como indica su nombre, un macedonio de Tesalónica que a los veintitantos años deja su familia y sus riquezas para hacerse monje en las soledades del desierto egipcio. Más tarde querrá estar cerca de Jerusalén con el fin de poder ir todos los días al Calvario, y le encontraremos viviendo en una cueva a orillas del Jordán.

Tal vez allí se ganaba la vida haciendo de zapatero, y se nos dice que el rigor de sus mortificaciones y la humedad de aquellos parajes le daban, a pesar de su relativa juventud, el aspecto de un viejo muy encorvado que tenía que andar apoyándose en un bastón. Así le ve el joven Marcos, su futuro biógrafo, cuando admirado por su ejemplo pide ser su discípulo.

Hacia los cuarenta años su reputación es tal que se le ordena de sacerdote, y en el 396 es consagrado obispo de Gaza, en las tierras paganas del sur donde murió Sansón. Su labor no iba a ser fácil, y ante las resistencias con que tropieza cabe la posibilidad de que el buen Porfirio olvidara la virtud de la paciencia.

Una cosa es santificarse en la soledad, orando, ayunando, entregándose a mil austeridades, castigando aquel cuerpo que ostentaba el lujoso nombre de «purpúreo», yendo a meditar al Calvario y siendo custodio de un pedazo de la vera cruz al que atribuye la curación de sus dolencias; y otra muy distinta convencer a los testarudos idólatras de Gaza.

Parece que pidió ayuda al emperador Arcadio, quien mandó tropas para evangelizar manu militari aquella región destruyendo ídolos y arrasando sus templos. La airada reacción que ello produjo originó revueltas en las que estuvo a punto de perder la vida el propio Porfirio, cuya casa fue destruida.

Si hay que elegir, mejor ser yunque que martillo, desde entonces modera su celo comprendiendo que los métodos violentos son tan tentadores como contraproducentes, y se dedica con santa mansedumbre a colaborar con la gracia de Dios sin empeñarse en hacerlo todo él por su cuenta. Sin duda fue la mayor de las mortificaciones con que se ganó el Cielo.

*Los años bisiestos, se fiesta esos Santos el 27 de Febrero.