Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 26 de octubre
  

San Evaristo

Papa y mártir
(† 108)

San Evaristo
San Evaristo

Hay que decir inmediatamente que tenemos pocas noticias seguras respecto de San Evaristo, uno de los primeros sucesores de San Pedro: San Ireneo y San Eusebio, en efecto, lo señalan como el inmediato sucesor de San Clemente, y por tanto él fue Papa hacia el año 100, o más exactamente «obispo de Roma»: conviene precisar esto, porque entonces el título de «Papa» o sea padre, se le daba a cualquier autoridad religiosa: sólo a partir del siglo VI se reservó ese nombre para el romano Pontífice. No es segura la fecha exacta del comienzo del pontificado de San Evaristo, porque Julio el Africano lo presenta como Papa del 97 al 105, y el Liber pontificalis precisa que él fue Papa durante nueve años y diez meses y que ejerció el sumo pontificado bajo los emperadores Domiciano (muerto en el 96), Nerva (96-98), Trajano (muerto en el 117), y más exactamente «desde el consulado de Valente y Vetus (96) hasta el de Galo y Bradua (108)».

El mismo Liber informa que él era un griego originario de Antioquía, y que su padre, llamado Judas, era un judío de Belén. Y también informa que San Evaristo fue mártir, y este testimonio se encuentra también en el Martirologio Romano en el que se encuentra lo siguiente: «En Roma (se festeja) a San Evaristo, Papa y Mártir, el cual, bajo el emperador Adriano coloreó de púrpura con su sangre la Iglesia de Dios».

La tradición habla de las dos disposiciones tomadas por San Evaristo en el ejercicio de su pontificado. Esto es, la distribución de los sacerdotes de Roma en los veinticinco títulos o iglesias parroquiales de la ciudad, que ya habrían sido instituidos por San Cleto, y además la disposición de que los diáconos estuvieran al lado del obispo cuando este predicaba y proclamaba el prefacio de la Misa, para testimoniar en caso de necesidad la ortodoxia y al mismo tiempo para dar más solemnidad a la celebración.

A San Evaristo se le atribuye también una cierta reglamentación de las solemnes ceremonias de la consagración de las iglesias, y que se inspiran en la dedicación del templo de Salomón, pero es una noticia que no tiene fundamento histórico.