Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 22 de agosto
  

Fiesta del Inmaculado Corazón de María


Fiesta del Inmaculado Corazón de María
Inmaculado Corazón de María
O.D.M. pinxit

La devoción al Corazón de María nació en el siglo XVII como consecuencia del movimiento espiritual procedente de San Juan Eudes, en correlación con el culto del Sagrado Corazón de Jesús, a la liturgia como una conmemoración dentro de la Misa del Sagrado Corazón antes de convertirse en el contenido fundamental de una fiesta especial, en el siglo XIX.

En 1942, con ocasión del vigésimo quinto aniversario de las apariciones de Fátima, Pío XII consagraría el mundo al Corazón Inmaculado de María. «María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón».

Esta reflexión de San Lucas en el evangelio de la infancia de Jesús sirve como telón de fondo a la liturgia de esta fiesta. Nos anima a adentrarnos en la «intimidad de María», como decían los maestros de la escuela francesa de espiritualidad, para participar en su acción de gracias y sobre todo, en su apertura con respecto a Dios. María es, en efecto la imagen de la Iglesia y el modelo de todo cristiano. Si el Señor ha preparado en ella «una digna morada al Espíritu Santo», cada cristiano es, asimismo, templo del Espíritu, y las tres divinas Personas quieren morar en él.

El día 10 de diciembre de 1925 la Virgen María se apareció a Lucía y le dijo:

«Mira, hija mia, mi corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan continuamente con sus blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di a todos aquellos que durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Santa Comunión, recen el rosario y me hagan quince minutos de companía meditando los misterios del rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles a la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación.»

Texto de: la Parroquia "Sagrada Familia" ( Diócesis Tui - Vigo - España )