Vida de los Santos

nuestros modelos y patrones

El 16 de septiembre
  El 18 de septiembre

Beato Juan Macías

Confesor
(1585-1645)

Nació en la villa de Ribera, Extremadura, en 1585. Huérfano en los primeros años, se dedicó a guardar rebaños. Desde entonces su vida interior es ya maravillosa. Al pedirle los Dominicos de Jerez de la Frontera que tomase el hábito en aquella casa, se marchó en la flota de galeones, en 1619, que le llevó a Cartagena de Indias, desde donde, unas veces embarcado, otras a pie y otras a caballo, bajó al Perú, experimentando siempre aquellos fenómenos sobrenaturales que le arrancaban en su lecho de muerte esta exclamación: «Oh Señor, y qué regalos y mercedes me hizo Dios en aquellos campos; san Juan Evangelista me asistía y acompañaba, y me llevaba donde él quería.»

Llegado a Lima, se ajustó como pastor, por dos años, y a los treinta y siete de su edad tomó el hábito de lego en los Dominicos. Allí vivió de portero; y su virtud prodigiosa le granjeó la amistad de arzobispos y virreyes. Murió en 1645. Su cuerpo está en la iglesia de Santo Domingo de Lima.

(Misal - Propio de Espana)